overcast, rain
Th 18.4.
8/11°
overcast
Fr 19.4.
6/12°
overcast, rain
Sa 20.4.
4/11°

El Punte de Carlos, Vltava, los puentes e islas Praguenses

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

Ya desde 1169 Praga tenía su puente de piedra. En aquel entonces tenía el nombre de Judit por la esposa del rey Vladislav I. Se encontraba aproximadamente en el lugar del Puente de Carlos actual, pero era más bajo y tenía más arcos porque desde la orilla de la parte de la Ciudad Pequeña se desviaba más en la dirección de la corriente del río. Hoy día la Puerta de Puente de la Ciudad Pequeña (elevada en lugar de una torre románica del siglo XII y de la torre llamada Poděbradská del siglo XV) indica la orientación del eje del puente de Judit y es posible observar que no coincide completamente con la del Puente de Carlos. La inundación de 1342 liquidó el Puente de Judit y por eso Carlos IV mandó construir un nuevo puente de piedra; los trabajos empezaron en 1357 – es el Puente de Carlos. Su excelente construcción se debe probablemente al genial Petr Parléř. El puente tiene 520 m de longitud, 10 m de anchura y lo soportan 16 arcos. Los pilones del puente son a la vez zócalos de la decoración escultórica. Hasta hoy se ha conservado básicamente la decoración del periodo barroco, pero se sabe que ya en el siglo XV había allí un grupo escultórico del rey husita Jorge de Poděbrady. Ahora el puente cuenta con 28 esculturas.

La estatua más antigua conservada del Puente de Carlos es la de San Juan Nepomuceno, de Jan Brokoff, de 1683 y está colocada en el lugar donde su cuerpo fue arrojado al río. Desde aquí se propagó el culto a este santo y la costumbre de situar estatuas dedicadas a él en los puentes.

Las órdenes religiosas y las facultades de la universidad competían organizando las fiestas más ostentosas dedicadas a sus patrones. Contrataron a M. B. Braun (autor, por ej., de Santa Lutgarda en 1710) y F. M. Brokoff (su estatua más famosa es la de Santos Trinitarios, de 1714).

En la orilla de la Ciudad Vieja, el Puente está cerrado por la Torre del Puente de la Ciudad Vieja. Mirando desde la orilla de la Ciudad Vieja, se puede admirar la rica decoración escultórica de los años 80 del siglo XIV. Carlos IV sentando en el trono, su hijo Veceslao IV y los países gobernados por ellos están amparados por los patrones nacionales. Sin embargo, las decoraciones con una temática algo soez en la planta baja de la torre demuestran otra cara de aquella época.

La pequeña y pintoresca isla llamada Kampa se extiende a lo largo de la orilla de la Ciudad Pequeña, debajo de los arcos del Puente de Carlos. La Ciudad Pequeña está llena de palacios ostentosos, jardines y parques bonitos así como rincones románticos donde quizá puedan aparecer personajes o fantasmas de los cuentos sobre la antigua Praga.

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

En el tramo del Vltava que pasa por Praga se han formado ocho islas. Además de Kampa, hay que mencionar la Isla Eslava (Slovanský) (originalmente Tintórea, a partir de 1918 llamada Žofín), centro de la vida social. Desde 1830 tienen lugar en el restaurante conciertos y bailes de gala. Fr. Liszt, H. Berlioz y P. I. Tchajkovskij dieron conciertos aquí. En 1848 se celebró aquí el Congreso Eslavo en el cual se reunieron representantes de todas las naciones eslavas aunque, antes de llegar a algún acuerdo, estalló revolución.

En la actualidad se puede navegar por el Vltava en barcos turísticos o alquilar una lancha y remar entre los diques praguenses. La profundidad media del cauce de Vltava oscila entorno a los 2,5 m.