overcast, rain
Th 18.4.
8/11°
overcast
Fr 19.4.
6/12°
overcast, rain
Sa 20.4.
4/11°

Vyšehrad

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

Vyšehrad (castillo alto), sede mítica de los príncipes premislidas, a pesar de ser más reciente que el Castillo de Praga, tiene la misma importancia. Fue fundado en el siglo X y vivió su auge en la segunda mitad del siglo XI. En aquel momento el rey checo Vratislav II estaba aquí a menudo, ya que no se llevaba bien con su ambicioso hermano Jaromír, obispo praguense. En aquella época, el rey fundó aquí la iglesia capitular de San Pedro y San Pablo. El templo fue excluido de las competencias obispales y dependía directamente del Papa. Su aspecto actual corresponde a la remodelación gótica del siglo XIX. Sin embargo, cerca se encuentra un verdadero recuerdo de Vratislav II, la rotonda (iglesia románica de planta circular) de San Martín.

La Rotonda de San Martín es la más antigua conservada de Praga. Su estado actual ha conservado mucho del original del siglo XI.

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

Después de la muerte de Vratislav II, Vyšehrad se convirtió en una fortaleza de Praga y así siguió funcionando unos 800 años. Ya en el siglo XIV, Carlos IV añadió un brillo especial a Vyšehrad, ya que lo incluyó en su trayecto de coronación. Aquí el emperador empezó su simbólico camino ceremonial por la ciudad y luego pudo recibir la corona de San Venceslao en la catedral y hacerse rey checo. Aunque en el siglo XV Vyšehrad fue más una población artesanal que una fortaleza, su importancia simbólica y mítica nunca ha sido olvidada. En el siglo XVII volvió a cumplir su misión como fortaleza. Un sistema de murallas y puertas, creadas en estilo de clasicismo barroco de la Italia del Norte por Carlo Lurago, recuerda la interesante fortificación barroca, que se terminó en 1670.

Cuando en 1866 dejó de tener su misión como fortificación, empezó a hacerse más extenso el Cementerio de Vyšehrad y se convirtió en Panteón (Slavín), arquitectónicamente reorganizado en 1890–1902 por Antonín Wiehl, que creó un cementerio para homenajear con monumentos a los personajes más importantes del país. Después de 1947, los grupos de esculturas de Myslbek (trasladados del puente de Palacký) se instalaron en los jardines de Vyšehrad, en el lugar donde se encontraba el palacio real. Las figuras mitológicas del pasado de este país representan a: Lumír y la Canción (1888), Přemysl y Libuše (1889), Ctirad y Šárka (1895), Záboj y Slavoj (1892).

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

La colonia que hay por debajo del castillo de Vyšehrad acogió a la mayoría de los colonos locales en el siglo XVII y se constituyó como base de un nuevo barrio de la ciudad, separado de la Ciudad Nueva por el riachuelo Botič. En 1883 el barrio de Vyšehrad se unió a la capital. También fueron creados aquí los extraordinarios edificios de estilo cubista: la Casa de Viviendas en la calle Neklanova y justo debajo de Vyšehrad, en el malecón, la Villa de la familia, ambas diseñadas por Josef Chochola (de 1912–1914). Estos edificios demuestran la fuerza y la atracción del cubismo que intentó y consiguió erigirse como nuevo estilo de arte moderno y que en Bohemia monopolizó todas las expresiones de la vida moderna. Sin embargo, la Primera Guerra Mundial interrumpió su desarrollo y los años posteriores acarrearían otros problemas.