overcast, rain
Sa 20.4.
8/11°
overcast
Su 21.4.
6/12°
overcast, rain
Mo 22.4.
4/11°

El tercer patio y el antiguo palacio real

En la parte sur de la catedral dominan el Monolito de granito de Mrákotín, levantado en 1928 como monumento a los caídos en la Primera Guerra Mundial, una réplica del grupo escultórico de San Jorge de bronce (copiado del original de 1373; hoy está en la Galería Nacional) y el edificio del Prebostazgo Antiguo, situado en el lugar del palacio de los obispos praguenses. De su forma original queda una parte del muro que sale de la fachada y una ventana románica de 1142. El grupo escultórico original de San Jorge es el monumento más antiguo con tema caballeresco hecho de bronce que se ha conservado en la Europa central.

El subterráneo del Antiguo Palacio Real esconde las salas románicas de la época posterior a 1135, cuando el príncipe Soběslav permitió construir una maravillosa sede residencial de su corte al estilo de las ciudades románicas, como escribió un cronista de aquella época. Las salas subterráneas conservadas culminan en bóveda en cañón y en algunos lugares se pueden ver también los restos excavados de la muralla-fortificación aún más antigua, aprox. del siglo X. Originalmente, estas estancias se utilizaban como almacenes de víveres, bodegas o, excepcionalmente, de cárcel.

Encima de los sótanos románicos está la planta baja gótica de la época luxemburguesa, principalmente de la época de Carlos IV (a partir de 1333). Esta planta se abría al patio mediante unos soportales que Venceslao IV mandó cegar parcialmente (en 1400 aproximadamente). Detrás de ellos se encuentran muchas salas entre las cuales destaca la Sala de Columnas de Venceslao IV (construida hacia 1400), uno de los espacios privados más lujosos del palacio y en cuya forma ya se puede apreciar el gótico flamígero.

Encima del patio gótico luxemburgués está el patio de estilos gótico flamígero y renacentista, de la época de los Jaguellón (1471–1526), que siempre ha acogido ceremonias. Las ventanas exteriores y los portales interiores se consideran las primeras influencias del Renacimiento italiano en Bohemia.

Domina el patio la Sala de Vladislav, la sala del trono, en estilo gótico flamígero. El arquitecto Benedikt Ried sustituyó las salas originarias del palacio luxemburgués y creó así el espacio laico más grande de Europa en aquel momento (1486–1502), con bóvedas sin apoyos. Hoy día aquí se elige el presidente y tienen lugar las ceremonias políticas más importantes del estado. Antes, en esta sala se celebraban los festejos de coronaciones, banquetes importantes, honras al gobernador y se reunían los congresos más importantes, además de realizarse torneos y venderse artículos lujosos.

En el Ala renacentista de Ludvík (B. Ried, 1509–10: nombre según Ludvík de Jaguellón) tenía su sede la Oficina Checa de la Corte, centro de la administración estatal. Los representantes de estamentos protestantes checos tiraron desde la segunda habitación de la Oficina Checa de la Corte a los virreyes católicos, a Jaroslav Bořita de Martinice y Vilém Slavata de Chlum y Košumberk, y con ellos al escribiente Filip Fabricius, el día 23 de mayo de 1618. Esta protesta contra la vulneración de las libertades del país y, a la vez, coartación de la tolerancia religiosa inició la insurrección de los estamentos y la Guerra de los Treinta Años.

En el ala norte, encima de la Sala de Columnas de Venceslao, se encuentra una habitación de estilo gótico flamígero llamada Dormitorio de Vladislav, que fue en realidad una pequeña sala de audiencias cuya rica decoración pictórica y escultórica fue llevada al cabo antes de 1490.

Con la parte oriental del Palacio Real se comunica la Iglesia de Todos los Santos, cuya forma románica del siglo XII fue reconstruida en estilo gótico. Esta reconstrucción fue ordenada por Carlos IV y la realizó Petr Parléř (después de 1370). El incendio de 1541 destruyó la iglesia, que fue restaurada en 1580 y prolongada y unida con la Sala de Vladislav. De los costos de la renovación se hizo cargo la hermana de Rodolfo II, la reina francesa Isabel, viuda de Carlos IX. En 1588 se trasladaron hasta aquí los restos de San Procopio, patrono nacional y fundador del Monasterio de Sázava, donde se mantuvo hasta finales del siglo XI la antigua liturgia eslava del Reino de Gran Moravia. El mobiliario es hoy día ante todo barroco (por ejemplo de V. V. Reiner), pero el tríptico del altar lateral “Ángeles Santos”, de finales del siglo XVI, fue realizado por un excelente pintor de la corte de Rodolfo II, posiblemente Hans von Aachen.