overcast, rain
Fr 20.9.
8/11°
overcast
Sa 21.9.
6/12°
overcast, rain
Su 22.9.
4/11°

Břevnov, Bílá Hora y Šárka

La zona boscosa y, luego, parcialmente agrícola del Castillo de Praga, se extendía por su parte oeste e incluso llegaba hasta la parte nordeste. Břevnov, al oeste de Hradčany fue el primero en poblarse. En el año 993, el obispo Alberto fundó aquí el monasterio benedictino para hombres, más antiguo en Bohemia. De las construcciones originales, se conserva hasta el momento el impresionante cripto románico del siglo XI, la mayoría de los edificios del monasterio fueron remodelados a principios del del siglo XVIII. La iglesia del monasterio de Santa Margarita, e incluso todo el área del monasterio, como conjunto, han guardado muchos tesoros del arte barroco.

Un poco más al oeste de Břevnov, hallamos los restos del Coto de Caza “Estrella”. El mismo fue fundado por Ferdinando I (1534) y aquí se estuvieron criando animales de caza hasta principios del siglo XIX, ya después el coto se transformó en un parque. El nombre del coto se correspondía con la forma del amanerado Castillete Estrella (Letohrádek Hvězda). En el año 1555 fue proyectado por Ferdinand Tyrolský y su construcción descansa en un plano realmente de una estrella de seis puntas.

Cerca de Hvězda, se levanta La Montaña Blanca (Bílá hora), símbolo de tragedia para la mayoría de los checos. El monumento recuerda el lugar donde se encontraron el ejército mercenario imperial de la liga católica, que era muy bien remunerado, con el ejército mercenario de protestantes checos, que era muy mal remunerado. La confusión, el caos y la huida desvergonzosa son los hechos con los que se puede caracterizar la actitud de los ejércitos de la nobleza. En los 300 años siguientes Bohemia se convirtió en una simple provincia de los Habsburgos. La élite del país emigró y casi toda la aristocracia checa desapareció, el sector más rico de la burguesía, así como la mayoría de la intelectualidad, incluyendo al “célebre maestro de las naciones”, J. A. Komenský. El 90 % de los habitantes de Bohemia era protestante; el que rehusaba convertirse en católico, tenía que irse y sus bienes eran confiscados. Al final de la guerra de los treinta años sólo quedó la mitad de la cantidad original de habitantes en el reinado checo. Sin embargo, para los católicos checos, la Montaña Blanca se llegó a convertir en un sitio de peregrinaje. El templo de la localidad, Templo de la Virgen (chrám P. Marie), fue edificado a principios del siglo XVIII, y el mismo está decorado con suntuosos frescos de K. D. Asam y V. V. Reiner.