overcast, rain
Sa 20.7.
8/11°
overcast
Su 21.7.
6/12°
overcast, rain
Mo 22.7.
4/11°

La Ciudad Vieja y el Gueto judío

La Ciudad Vieja es la ciudad más antigua y más rica de las ciudades praguenses. Su origen está vinculado con un mercado internacional que hubo aquí desde el siglo IX. Por lo visto, la admiración del comerciante árabe Ibrahim Ibn Jakob (en 965) hacía referencia a esta parte de Praga. Naturalmente, el centro se hallaba más cerca del río, donde había un antiguo vado, en la periferia de una población judía (aproximadamente en el lugar donde hoy día está la Plaza Palachovo y en vez del vado se encuentra el puente Mánesův). Sin embargo, durante el siglo XI, todo el centro se trasladó más al sur y allí se ha quedado – en la plaza de la Ciudad Vieja. La Praga medieval era muy cosmopolita. Al norte y nordeste desde la plaza tenían su sede los comerciantes alemanes, al sur y sudeste los comerciantes de países romanos, al este desde la plaza los checos y al noroeste los judíos.

A lo largo de los caminos de la Ciudad Vieja se han conservado las casas burguesas románicas de piedra más antiguas, algo realmente excepcional en Europa central. Hasta hoy día se han descubierto más de 70 (una casa de las más conocidas es la de los señores de Kunštát). Las plantas bajas de estas casas se han conservado hasta nuestra época gracias a que hubo que subir el nivel del suelo unos 7 m. porque en el siglo XIII se construyeron diques en Vltava para poder traer leña de Šumava por el río.

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

En la Plaza de la Ciudad Vieja se encontraba la Columna de Nuestra Señora (de 1680) (donde pasa el meridiano de Praga) que a la vez servía de gnomon del reloj solar. Fue destruida después de la declaración de la República en 1918. En aquel entonces ya se hallaba aquí el Monumento al Maestro Jan Hus, fundador de la reforma checa, obra del escultor secesionista Ladislav Šaloun (en 1915). A su lado está uno de los edificios más bellos de estilo rococó – el Palacio de los Golz-Kinský, de A. Lurago, de los años 1755–1765, construido según el proyecto de K. I. Dienzenhofer. Hoy se pueden encontrar aquí las colecciones gráficas del Museo Nacional de Arte.

Al lado de la Casa de la Campana, románica, de piedra, reconstruida en estilo gótico y en la cual residieron muchos soberanos medievales, se encuentra la pintoresca Escuela de Týn con bóvedas del siglo XIII y detrás de ella se levanta el templo principal de esta ciudad de la Virgen María delante de Týn, cuya mayor parte fue realizada por el taller de Petr Parléř en el siglo XIV. Aunque sirvió de iglesia de referencia para los utraquistas, se ha conservado en su interior una extraordinaria decoración escultórica medieval y también la tumba del astrónomo rodolfino Tycho de Brahe además de muchas pinturas.

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

El edificio de Ungelt, que está detrás del templo de Týn (antemural), sirvió de aduana y centro comercial del estado checo ya desde el siglo XI. En el siglo XVI era obligatorio almacenar las mercancías en Týn y el emperador Fernando I lo cedió al ciudadano Jakub Granovský, que lo transformó en un palacio renacentista ciudadano sobre 1560. En la parte occidental de la plaza de la Ciudad Vieja se hallan los restos del Ayuntamiento con vuna capilla y una torre del siglo XIV. Delante del ayuntamiento se pueden ver cruces en el pavimento de la plaza que conmemoran la ejecución de los 27 señores dirigentes del levantamiento de los estamentos en 1618–1621. La administración de la Ciudad Vieja está repartida en varias casas burguesas incorporadas sucesivamente por los representantes de la ciudad a partir de 1338, año cuando la ciudad obtuvo el derecho a edificar un ayuntamiento.

El lado sur del portal del Ayuntamiento lo decora el Reloj Astronómico, creado en 1410 por Mikuláš de Kadaň y perfeccionado en 1490 por el Maestro Hanuš. Más tarde, el Reloj Astronómico ha sido reconstruido muchas veces. En 1864, el artista más famoso del resurgimiento nacional, Josef Mánes, creó la tabla del calendario del Reloj Astronómico.

La casa de la esquina del Minuto, con decoración esgrafiada, demuestra un renacimiento con su aspecto típico de la ciudad en la época rodolfina.

La parte neogótica del Ayuntamiento fue destruida por el ejército alemán durante la insurrección praguense en 1945, y la vista se abre al templo de San Nicolás, construido por K. I. Dienzenhofer (1732–1735).

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

De la existencia del gueto judío, que fue demolido después de 1896, se conservan la Sinagoga Vieja-Nueva del siglo XIII, la sinagoga más antigua conservada de Europa central, y el extraordinario Cementerio Judío, usado del siglo XV al XVIII. Entre los 20 000 sepulcros se encuentra también la tumba del famoso rabino Löw, que probablemente fue el autor del legendario Golem – según la mitología judía, un ser animado fabricado a partir de materia inanimada – de la época rodolfina. Las ricas colecciones del Museo Judío documentan las fatales vivencias de los “elegidos de Dios” en estos parajes.

La mayor parte de la ciudad Judía tuvo que dejar lugar a la construcción de estilo secesionista. Sobre todo, la Calle de París, que es un ejemplo representativo del nuevo estilo (posterior a 1896).

Rudolfinum, abierto en honor de la visita del infante Rodolfo, hijo infeliz del emperador Francisco José, ha sido desde 1883 un templo dedicado a la música y las bellas artes. Lo construyeron los arquitectos que habían trabajado en la construcción del Teatro Nacional: Josef Zítek y Josef Schulz.

El Monasterio de Inés, el más famoso de la Ciudad Vieja, que se encuentra en la parte llamada Na Františku, fue fundado por Inés de los Premislidas en 1234 para franciscanos y clarisas. En la actualidad se puede admirar aquí la colección de arte medieval del Museo Nacional de Arte.

La casa de Štorch, con frescos realizados por Mikoláš Aleš y de un estilo que combina la secesión y la tradición neorrenacentista del resurgimiento nacional, se encuentra en la unión de la plaza de la Ciudad Vieja y la calle Celetná.

El edificio clasicista del Teatro de los Estamentos (Stavovské) domina la calle de Mercado de la fruta (Ovocný trh), donde se estrenó la ópera Don Giovanni de Mozart (1787). El complejo de Karolinum está formado por muchos edificios de la Universidad Carolina que se extiende hacia la calle Celetná. Generalmente, sus fachadas son barrocas o del siglo XIX, sin embrago, muchos interiores esconden muestras de arquitectura gótica. El núcleo de todo el complejo es la casa de Rothlév, regalado a la Universidad por Venceslao IV en 1383. El rectorado de la Universidad tiene su sede aquí desde 1611 y ni siquiera las recientes modificaciones han destruido la diversidad histórica de este organismo. La Universidad de Praga, la más antigua de Europa central, fue fundada por Carlos IV en 1348.

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

La calle Celetná termina en la Torre de la Pólvora de Matěj Rejsek (a partir de 1475) de estilo gótico. Esta Torre sirvió para simbolizar la ambición de los Jaguellón, comparable con la de la familia luxemburguesa. A la Torre estaba “pegado” el edificio llamado la Corte del Rey y era una residencia privada muy apreciada por los reyes checos; sin embargo, no se ha conservado, ya que en su lugar fue construida la Casa Municipal. Éste es el palacio más representativo de la Praga secesionista construida por Antnín Balšánek y Osvald Polívka (1906–1911) y en la decoración participaron: el pintor Jan Preissler y los escultores St. Sucharda y L. Šaloun. Hoy es un centro cultural muy vivo que atrapa la atención del público básicamente por las exposiciones que se realizan.

Por las partes occidental y sudoccidental de la Ciudad Vieja pasaba el camino de la coronación de los reyes checos, que comunicaba Vyšehrad con el Castillo de Praga. A lo largo de él se encuentran numerosas joyas, como la ermita románica de la Santa Cruz del siglo XI.

La Capilla de Belén, donde predicó el reformador Maestro Jan Hus, fue reconstruida en 1950–1953 siguiendo la forma del edificio original de 1391, derruido en 1786.

Cerca de la plaza Křížovnické tuvo su sede el colegio jesuita ya desde 1556, y se convirtió en un área muy extensa después de la Guerra de los Treinta Años. El complejo incluye el templo de San Clemente por la cual cosa recibe el nombre de Klementinum. Los interiores amueblados de estilo barroco, la Capilla de los Espejos (1724), la Biblioteca o la Sala de las Matemáticas (1727–1730) son ejemplos del desarrollo del arte barroco en Bohemia. Además de eso, Klementinum sirvió de biblioteca universitaria. La actual Biblioteca Nacional continúa aquella tradición. Conserva unos 6 millones de tomos, cifra que aumenta anualmente en 80 000 títulos, además de muchos manuscritos medievales muy valiosos.

,  Libor Sváček, archiv Vydavatelství MCU s.r.o.

En el complejo de Klementinum se encuentra también la Iglesia de San Salvador, unida a la Capilla Valaca. Es el templo europeo más antiguo construido en un plano elíptico, en 1590–1597, sin embrago no se puede determinar al autor con certeza. Los arquitectos italianos de la corte de Rodolfo realizaron aquello que sus colegas de Italia tan sólo podían soñar.

La Ciudad de Galo (Havelské) fue fundada por Venceslao I en 1232–1234. La idea era crear un mercado independiente, pero sus privilegios pronto empezaron a valer también para otras poblaciones más antiguas. La Ciudad de Galo se convirtió en el mercado principal del municipio (incluyendo la calles llamadas Uhelný trh y Ovocný trh – Mercado del Carbón y Mercado de la Fruta), y sigue funcionando igual hasta hoy día. Durante la época de Carlos IV en esta zona se construyó una basílica gigante, que se utilizaba como una especie de “supermercado” medieval. La calle V Kotcích representa su nave central, cuya parte lateral rodean bóvedas góticas. También en la actualidad hay aquí un mercado permanente.